16.9 C
La Rioja
sábado, mayo 15, 2021
Inicio Nacionales Ushuaia: un hombre y una mujer trans se casaron por Iglesia

Ushuaia: un hombre y una mujer trans se casaron por Iglesia

El secretario de Educación de la Provincia, Pablo López Silva, contrajo matrimonio con Victoria Castro, subsecretaria de Diversidad, en una Iglesia de Ushuaia.

Victoria Castro, una mujer trans de 46 años, y Pablo López Silva de 54, son una pareja de Tierra del Fuego que contrajeron matrimonio este fin de semana en Ushuaia bajo todos los componentes tradicionales del culto católico, lo que constituyó la primera de su tipo en la historia de la provincia.

La boda que, de todos modos, no fue inscripta como un matrimonio en los documentos eclesiásticos porque las normas del derecho canónico todavía lo impiden, se llevó a cabo el sábado a partir de las 18.40 en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, ubicada en el centro de la ciudad de Ushuaia y perteneciente a la comunidad salesiana.

Los contrayentes son una pareja de creyentes católicos, padres de tres hijos adoptados, que contrajo matrimonio civil en 2011 pero que, desde entonces, deseaba reafirmar la unión a través del culto religioso.

Ambos se desempeñan actualmente como funcionarios del Gobierno de Tierra del Fuego: Victoria es la subsecretaria de Diversidad de la provincia, y Pablo es el secretario de Educación. Por ese motivo, uno de los asistentes a la ceremonia fue el propio gobernador provincial, Gustavo Melella, además de varios de los integrantes de su gabinete.

Otra presencia reconocida fue la de la ex gobernadora Fabiana Ríos, durante cuyo mandato, en 2009, se celebró el primer matrimonio del país y de América Latina, entre dos personas del mismo sexo.

La novia ingresó a la iglesia con la marcha nupcial, y, durante el acto religioso oficiado por el cura párroco Fabián Colman, con acuerdo del obispado regional, se leyó el Evangelio, se realizó la promesa de fidelidad de los cónyuges, se rezó el Padre Nuestro y el Ave María, y comulgaron los novios y varios de los 60 feligreses presentes.

“Es un momento muy significativo para el colectivo LGBTIQ+, porque es un lugar que se nos venía negando, como tantas otras cosas. Por eso lo pensamos como un acto de reconciliación y como un regreso a casa, en este caso la casa de Dios”, dijo Victoria Castro.

La mujer trans, vestida completamente de negro, y con un ramo de flores en las manos, rodeadas por un lazo con los colores del orgullo gay, explicó que el color de su vestido era un homenaje a “todas las compañeras que no pudieron cumplir con este sueño”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí