24.6 C
La Rioja
miércoles, marzo 3, 2021
Inicio Internacionales Rusia está enojada por la fría recepción que tuvo su vacuna

Rusia está enojada por la fría recepción que tuvo su vacuna

Los funcionarios y científicos rusos rechazan las advertencias sobre su seguridad como celos occidentales. Pero, según una encuesta 24% de los médicos rusos consultados daría la vacuna.

MOSCÚ – Fue con gran fanfarria que el presidente Vladimir Putin y otros funcionarios anunciaron este mes que 1.000 millones de dosis de una vacuna rusa para el nuevo coronavirus se pondrían en marcha pronto, supuestamente poniendo fin a la peor pandemia en un siglo.

Pero en lugar de inclinarse para agradecer por salvar al mundo con su vacuna, que llaman Sputnik V, los funcionarios de salud rusos se han encontrado a la defensiva.

“Algunos colegas extranjeros, que deben haber sentido cierta competencia y ventajas competitivas del producto ruso, han intentado expresar opiniones que consideramos totalmente infundadas”, dijo el ministro de Sanidad, Mijail Murashko, en una conferencia de prensa en Moscú.

La mayoría de esas “opiniones” se basan en el hecho de que el Sputnik V no se ha probado en ensayos de control aleatorios de gran envergadura y en fase avanzada, que son fundamentales para establecer la seguridad y la eficacia de una vacuna. Al omitir estos ensayos, Rusia está poniendo en peligro a la gente para ganar puntos de propaganda, advierten los expertos en salud.

Extrayendo sangre a voluntarios  en un ensayo de una vacuna contra el coronavirus en el Hospital Militar en las afueras de Moscú, . Foto del Servicio de prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP.

Extrayendo sangre a voluntarios en un ensayo de una vacuna contra el coronavirus en el Hospital Militar en las afueras de Moscú, . Foto del Servicio de prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP.

“Si quisiéramos correr el riesgo de lastimar a mucha gente o de darles algo que no funciona, podríamos empezar a hacerlo la semana próxima si quisiéramos”, dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas y principal experto en enfermedades infecciosas de los Estados Unidos.

Los científicos rusos han descartado tales críticas como envidia. Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, el organismo científico que diseñó la vacuna, dijo que el retroceso era simplemente “una lucha por la cuota de mercado” de las vacunas contra el coronavirus.

“Estamos seguros de que tenemos la mejor, más probada y más eficaz vacuna del mundo”, dijo Kirill Dmitriev, el jefe de un fondo de inversión controlado por el Estado que financia la vacuna. “Nuestros competidores lo entienden perfectamente y temen una fuerte posición de Rusia en el mercado de las vacunas”.

Las principales potencias del mundo se apresuran a desarrollar y producir una vacuna que, si tiene éxito y es aceptada por sus propios ciudadanos y por otros países, obtendrá beneficios geopolíticos y económicos para el ganador, además de prestigio. Los Estados Unidos han invertido miles de millones de dólares en un esfuerzo llamado Operación  Warp Speed (o a la velocidad de la luz).

Actualmente, ocho vacunas están más avanzadas que las de Rusia en ensayos de fase avanzada, incluidas las producidas por Moderna en los Estados Unidos, por la Universidad de Oxford y AstraZeneca en Gran Bretaña, y varias en China.

Las vacunas generalmente pasan por tres etapas de pruebas en humanos antes de que puedan obtener la aprobación. Las dos primeras fases prueban las vacunas en pequeñas cantidades de personas para ver si estimulan una respuesta inmunológica o causan daño.

La última fase compara la vacuna con un placebo en decenas de miles de personas, para determinar si funciona en la prevención de enfermedades. La fase final también podría poner de relieve los efectos secundarios potencialmente desastrosos, como hacer a los inoculados más vulnerables a las formas graves de COVID-19. Rusia comenzó las pruebas en la última etapa este mes, después de aprobar la vacuna.

Dmitriev, el inversor en la vacuna, ha dicho que los científicos rusos confiaban en ella porque habían utilizado el mismo enfoque en una vacuna exitosa contra el Ébola.

Y a partir del pasado septiembre, justo meses antes de que comenzara la pandemia, habían estado estudiando fortuitamente en ensayos clínicos una vacuna contra el síndrome respiratorio de Oriente Medio, que es causado por un coronavirus similar.

Rusia está en conversaciones sobre la exportación de la vacuna o la concesión de licencias de producción con 20 países, incluyendo Brasil, Cuba, Filipinas y Arabia Saudita.

El Ministerio de Salud dijo que las primeras dosis irían a los trabajadores médicos y profesores rusos, y Putin dijo que una de sus hijas ya había tomado la vacuna.

Pero incluso los médicos rusos han sido clientes reacios.

El presidente del comité de ética del Ministerio de Salud, el Dr. Alexander Chuchalin, renunció cuando el ministerio estaba en proceso de aprobar la vacuna. Contactado por teléfono, Chuchalin se negó a hacer comentarios.

En una encuesta online  sólo el 24% de 3.040 médicos dijeron que administrarían la nueva vacuna a sus pacientes.

Cuatro sindicatos rusos que representan a médicos y profesores han recomendado a sus miembros que no tomen la vacuna.

El Kremlin la aprobó prematuramente en una “decisión política” con fines de prestigio y para reactivar la economía, dijo Anastasia Vasilyeva, directora de uno de los sindicatos, Doctor’s Alliance, que está afiliado a un grupo político ruso de oposición.

“Los médicos no son estúpidos“, dijo en una entrevista. “Ellos entienden lo que un medicamento no probado puede hacer.”

La inusual ruta hacia la aprobación tiene sus raíces en la larga historia de desarrollo de vacunas de Rusia. En la década de 1950, una familia de científicos rusos probaron una vacuna contra la polio, que resultó ser un éxito, en sus propios hijos.

En 1969, el Dr. Alexander Butenko diseñó rápidamente una vacuna contra la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo para sofocar un brote en el sur de Rusia. Se inyectó a sí mismo primero, siguiendo una tradición rusa para los científicos médicos, y luego la probó en un pequeño número de personas.

Las autoridades sanitarias soviéticas aprobaron la vacuna para detener la propagación de la enfermedad, aunque no se había sometido a ensayos clínicos en la última etapa.

En ese caso, la vacuna funcionó.

Esta rápida aprobación “no se hace sólo por interés deportivo”, dijo Butenko, que ahora está jubilado.

“Siempre se hace en una crisis”, cuando se sopesan los riesgos de una nueva vacuna con el daño de una epidemia.

Hasta ahora, los científicos no han encontrado indicios de que las vacunas contra el nuevo coronavirus puedan causar un aumento de la enfermedad, dijo Johan Neyts, un profesor de virología de la Universidad de Lovaina en Bélgica, en una entrevista telefónica. “Pero esto es algo que debe tenerse en cuenta”.

Un motivo de preocupación, señaló, es un estudio realizado hace décadas por virólogos holandeses que desarrollaron una vacuna experimental contra una cepa de coronavirus que infecta a los gatos.

Cuando los animales fueron expuestos posteriormente al virus felino, murieron más rápidamente que los gatos que recibieron un placebo.

En su estudio, publicado en el Journal of Virology en 1990, los investigadores lo llamaron “síndrome de muerte temprana“.

“Esta es una de las principales razones por las que todo el mundo está alerta”, dijo Neyts.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí